viernes, 24 de febrero de 2017

Un poco de tierra para el Kubel.


Una ruta por tierra, así es como se disfruta del Kubel, mi perro Otto no se pierde una salida.


Sin miedo al terreno, este coche no se para por nada.


Un poco de ayuda para superar terrenos difíciles.


Harías esto con cualquier otro clásico????
Esto solo es posible con el Kubel.


 Ya estamos pensando la ruta de este próximo fin de semana.


No hay límites para esta Bestia!!!


jueves, 23 de febrero de 2017

miércoles, 22 de febrero de 2017

Disfrutando del buen tiempo.


Un fin de semana pasada por agua, salió el sol un par de horas que aprovechamos para sacar un rato al cabrio.







martes, 21 de febrero de 2017

Los Kubel en acción.


Como nos gusta disfrutar de estos cacharros por caminos rurales, siempre que podemos, damos una vuelta por pistas de tierra con los Kubel, mi perro Otto no se pierde un paseo de estos, hasta levantó unas codornices.













lunes, 20 de febrero de 2017

sábado, 18 de febrero de 2017

viernes, 17 de febrero de 2017

miércoles, 15 de febrero de 2017

lunes, 13 de febrero de 2017

Volkswagen Neumann 1958


El VW más emocionante de los años 50 se originó a partir de chatarra, anhelo y sentido de la familia.
Destaca su belleza y su forma curvada, parece un coche italiano con esas líneas tan suaves y fluidas, también parece un americano con sus aletas traseras en negrilla y la ventana panorámica trasera.


Parece un sedán o un coupé ? Un coche que lleva no sólo dos pasajeros, pero tiene espacio para toda una familia?  Al menos eso es lo que se comentaba en ese momento, en la década de 1950.
Doble escape detrás de una cola larga,y un amplio espacio de almacenamiento, tomas de aire con decorados sobre el guardabarros trasero.


Las gruesas puertas de seguridad, colgando de sus bisagras y rótulas se pueden abrir fácilmente fácilmente gracias a un tren en la pequeña palanca también por los niños.
Debido a que este coche negro no tiene nombre.Tiene el emblema de VW en el capó, y este coche debe ser un modelo único.


Año 1958. Y la gente pobre,que eran casi todos,  seguían  padeciendo seriamente de las consecuencias de la guerra, el país fue llamado DDR, donde los coches fueron en general tan raros como frutas tropicales y coches privados, en particular, nada más que sueños de un futuro mejor.


Hoy en día, el gris se ha convertido en un país como el resto. Colorido y con marcas como Trabant y Wartburg que se han enviado fuera de sus fronteras.


La única persona que puede responder a las preguntas relacionadas con el origen de este coche, es Erhard Neumann, nacido en 1935 en Bad Muskau en la frontera entre Alemania y Polonia.


Realizó este coche a mano y en madera de tilo es la esencia de su larga vida de trabajo, la escala 1:10. Guiados por sus ideas estéticas de un coche muy agradable, resultado de muchos cientos de horas de tiempo libre trabajando en la madera.


Erhard aprendió de su padre todo lo que un buen carrocero tenía que saber, también sobre la base de la mesa de dibujo. tiempos difíciles, instructivos para un joven.
Así los hermanos fabricaron su propio coche, cumpliendo el sueño de toda la vida del padre.


Ellos compartieron las tareas. Padre Wilhelm sacó los materiales y decidió sobre el panorama general del proyecto. Hermano Manfred asumió el cargo de oficial jefe de la mayor parte de la estructura técnica. Erhard, el más joven, creó el coche, sacó los detalles y formó el modelo.


La base de este coche fue un VW tipo 82 construido en 1943 en Wolfsburg, quemado en la Segunda Guerra Mundial en el frente oriental, se lo encontraron tirado en forma de chatarra en la entrada de la estación en Lübben.
Durante tres años, formó el trío de vigas, a continuación, se reforzó esta hasta que pudieron retirar la madera de nuevo y tenía un cuerpo completamente de acero.


 "Dame un martillo y una pieza de chapa metálica, y yo lo convierto en un guardabarros."
La columna de dirección del coche, el volante, las luces traseras, las luces de giro y los faros, sacados de la marca Wartburg 311.
Las ruedas, el motor (30 CV) y la transmisión de escarabajo de VW .


Al final lograron fabricar este coche de 880 kilos, de dos puertas, cinco plazas.
Y en general un vehículo, ya que nunca había visto el cuerpo de la RDA.
Se presentó en Berlín en la Oficina de Patentes de Invención y de la RDA.


El público se quedó impresionado por lo que vieron, quedó patentado el 8 de agosto de 1958.
La vida continuó. Y este coche era muy admirado, la revista "carretera alemana" informó de este coche, pero sin consecuencias.


Luego causó una gran senseción en el otoño de 1959 fue su matrícula extraña ZF 47-11 primero en Colonia y luego al Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt.
El padre y los dos hijos en 1966 tenían sus propios talleres. Los tres tenían una buena vida y continuaron su labor de carroceros.


 Ahora es propiedad de Klaus Sch. (74) que no quiere hacer una queja de él,  el sabe lo que tiene para él una estrella que ha caído del cielo en un país gris.


Fuente: AUTOBILT

domingo, 12 de febrero de 2017

viernes, 10 de febrero de 2017

64 Cab.


Paseando por el Norte de Tenerife.