jueves, 30 de junio de 2011

Historia del Escarabajo: Coupe Ghía-Aigle.

Estamos ante un ejemplar unico fabricado en Suiza por el carrocero Ghia-Aigle, un modelo con un diseño típico de los cincuenta y con una carroceria totalmente de aluminio.


Pierre-Paul filippi fundó su empresa de carrocerias en 1948 al borde del lago leman, en Aigle Suiza. Este emprendedor tenia buen olfato y muchas ideas respecto del potencial del mercados de los vehiculos de gama alta transformados, asi que llamo a su empresa "Carrocerias Ghia S.A." depues de comprar los derechos correspondientes para utilizar el nombre del famoso constructor de Turin (Italia).

 
Mas tarde añadió el complemento" Aigle" y establecio una estrecha relacion con el constructor turines, tanto para el diseño como la produccion y la organizacion. 





Sin embargo en 1953 Ghia-Aigle interrunpioesta colaboracion y se emancipó de su homologo trasalpino, aunque siguio en el genio de Giovasnni Michelotti, quien tambien trabajaba como estilista independiente para Ghia en turin. 








Esta colaboracion fructifico en mas de diez vehiculos, entre los cuales hay dos V.W. de enfiamiento a aire construidos a partir de los chasis de sendos escarabajos: un V.W. descapotable tipo 14 a principios de los cincuentas y este coupe, en octubre de 1956, actualmente propiedad de la fundacion AutoMuseum Volkswagen.
Una pieza unica. En su interior podemos ver muchos componentes Volkswagen.

 
El coupe se presento en el salon del automovil en Ginebra de 1957. Equipado inicialmente con un motor de pie soldado de 1131cc, recibio enseguida una mejora tecnica, un compresor MAG que le permitió desarrollar 50hp en lugar de los 25hp originales.



 El sistema de frenado era el de un porsche 356, cosa que garantizaba la desaceleracion nesesaria... En resumen se trataba de todo un coupe con lo nesesario para seducir a un gran publico, pero de que solo se produjo un ejemplar

Un reporteje sobre este modelo salió publicado en la Revista Súper Volkswagen.

1 comentario:

  1. Precioso ejemplar. De los pocos raros que has puesto que he tenido la suerte de ver en directo ¡y tocarlo!

    Saludos,

    Alberto

    ResponderEliminar