lunes, 20 de junio de 2011

Historia del Escarabajo: Buggy.

Esta historia trata sobre un automóvil singular, quizás el más singular de todos los fabricados... se trata del "BUGGY".



Existen varios tipos de "buggies", según tamaño, forma, estilo, etc, pero centremonos en el original y más conocido "BEACH BUGGY", también conocido como "DUNE BUGGY". Un automóvil estrechamente ligado con la cultura Surf. Un real coche de juguete para adultos.


La idea surgió de la mente de Bruce Meyer, un californiano que tras la 2ª GM se dedicaba a construir pequeños catamaranes de fibra de vidrio, un material que comenzaba a popularizarse por aquel entonces.
Quizás influenciado por las extensas playas con dunas de Prismo Beach, donde residía, se le ocurrió construir un automóvil de ocio para circular sobre la arena.


Su primer prototipo estaba propulsado por un motor V8 extraído de una bomba de agua, pero resultó ser demasiado pesado y poco ágil...El resultado no fue nada satisfactorio, pero en lugar de desistir, comenzó a construir otra versión mucho más ligera. En este caso, utilizó la mecánica de un Volkswagen Escarabajo, un modelo que estaba pisando cada vez más fuerte en la costa Oeste USA. Ya tenía cierta experiencia en esta mecánica ya que había modificado anteriormente un Bus/Kombi (la mítica furgoneta de los hippies) y sirviéndose de sus conocimentos en la manipulación de la fibra de vidrio, empezó a construir la primera carrocería.


Los primeros 12 buggies empleaban una carrocería monocasco al que se le acoplaba la mecánica VW, pero resultaban demasiado caros de producir. Entonces se decidió por emplear el chasis-plataforma recortado del Escarabajo. Así nace el Meyer Manx. De este kit se venderían 5.280 unidades...hasta un total de 6.000 si contamos el resto de modelos.


El desarme del Volks: el diseño comenzaba con el desmonte de la carrocería del chasis. Capó, tapa del motor, depósito de combustible, columna de dirección, sistema de cableado y demás accesorios. Finalmente, tras destornillar la carrocería, debio recurrirse a un aparejo de fuerza o un grupo de amigos fornidos que permitirán levantar el vehículo.


Modificación del chasis: hubo dos modos de cortar el chasis del escarabajo donante; mientras algunos optaban por cortarlo en forma transversal, otros lo hacían en forma de “V” en forma atravesada respecto de la línea de marcha del chasis, con el vértice hacia delante. Siempre se quitaba un tramo de 36 centímetros, equivalente a algo más de 14 pulgadas, esto podía hacerse con un soldador casero.


Inmediatamente empezaron a surgir multitud de fabricantes que copiaron su idea. Meyer intentó paralizar la producción de estas copias, pero su patente infringía la ley y los Tribunales no le dieron la razón. De todas maneras, el Manx siguió siendo el kit más popular, y que a su vez, sigue basandose en la ingenieria del popular escarabajo.


Hoy en día perduran múltiples fabricantes de buggies en todo el mundo: USA, UK, Brasil, Australia...la fiebre del buggy se extiende por todo los países.



En Canarias, el Buggy era el vehículo típico de alquiler para todos los turistas, muchos negocios se dedicaron a construir buggys, pero eso ya es otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada