martes, 8 de octubre de 2013

Llegada a Valle Gran Rey.

Segunda parada para refrescar motores y gargantas.


Una vez terminada la subida, ahora nos queda la bajada a Valle Gran Rey, una dura prueba para nuestros frenos de tambor.


Laurisilva Gomera, increíble.


Después de la segunda parada, todos directos a la playa.


Valle Gran Rey, un lugar mágico.


Aparcamos en el mismo sitio de siempre y comenzamos a bajar todos los bártulos.


Acampada en plena Avenida.


Los 3 Chimicheros montando el Chiringuito.


Nuestras bicicletas aparcadas en la Avenida, ahí se quedarían hasta el domingo, nos quedaban 3 días de paseos por todo el pueblo en bicicleta, y por supuesto todas de la misma época.


Nos despistamos de llevar otra bici para Tomás, y el sábado acabamos alquilando una para poder ir todos en bici a la Playa del Ingles.


Después de unos buenos baños, preparamos el almuerzo, unos secretos ibéricos nos esperaban.


Entre risas, cervezas, bañotes, paseos en bici y comida, nos pilló el atardecer.


Cae el Sol en el Campamento base.


Sin duda una de las mejores puestas de Sol que pueden verse en Canarias.


Mi t1 bajo esa luz especial.


Se nos acaba el primer día.


A cenar, esto de acampar en la Avenida principal, junto al mar, sólo se puede hacer en la Gomera, ojalá no cambie nunca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada