miércoles, 19 de febrero de 2014

Cuando los españoles quisieron copiar el Escarabajo

Hoy vamos a tratar sobre una fallida marca española, Orix. Eran los años 50's, la guerra civil había terminado hace más de una década pero la depresión económica en el territorio era notable. Debido a esto, el automóvil era un bien al alcance de pocos privilegiados y el caldo de cultivo perfecto para el florecimiento de una pequeña industria centrada en los populares microcoches. En ese sentido, España fue muy prolífica (los microcoches tras la IIGM también tuvieron su apogeo en Alemania, Italia o Francia) aunque solo unos pocos conquistaron el mercado en mayor o menor escala, como Autonacional Biscúter o PTV. El resto de fabricantes no lograron la difusión suficiente y otros tantos tan solo se quedaron en una breve aventura empresarial.


Sobre Orix apenas hay referencias y los datos están tomados de la web www.autopasion18.com que a su vez se basó en el libro "Historia de la Industria Española de Automoción". Su versión del "Escarabajo" Volkswagen data de cuando el modelo fue presentado en la Feria de Muestras de Barcelona de ese año y tampoco existe mucho material fotográfico. Pero habría que remontarse a 1950, cuando el mecánico y piloto Juan Ramirez Pompeó, decide preparar un motor de motocicleta para competir. Viendo las posibilidades de su creación se le ocurre que podría instalarse sobre un cochecito. Nace de esta forma el primer Orix,(no confundir con los Oryx alemanes), un microcoche descapotable biplaza propulsado por un boxer bicilíndrico de cuatro tiempos refrigerado por aire y 610 cc. Se calcula que rendía sobre los 27 cv. Reconozcamos que fue inusual este tipo de motorización ya que lo común era emplear monocilíndricos de 2T generalmente de suministradores externos, sobre todo Hispano Villiers.


En este caso el motor era de producción propia basado en el BMW. Tras varias participaciones en competición y un cambio de carrocería, Ramírez sopesa el producir su prototipo en serie al tener en cuenta el interés despertado por el público. Esto fue en 1953 y el coche definitivo llevará una carrocería cerrada de 2+2 plazas aunque por encargo se pueden solicitar otras variantes. La fabricación era artesanal y ese año se entregan 12 unidades.


Y en 1954 es cuando aparece nuestro protagonista ¿El por qué decidieron copiar descaradamente un Escarabajo? Se desconoce pero ya por entonces VW gozaba de gran prestigio en España a pesar de que su comercialización estaba bastante limitada por asuntos arancelarios y su adquisición estaba al alcance de pocos afortunados. Lógicamente, las protestas del constructor alemán no tardaron en llegar y el "Escarabajo Español" no pasó de mero prototipo. Justamente ese mismo año un grupo industrial vasco trató de levantar una factoría Volkswagen bajo licencia pero se quedó en un intento y en su lugar debieron de conformarse con producir microcoches de la marca Goggomobil.



¿Como acabó la aventura empresarial de Orix? Se cuenta que sus propuestas recibieron el beneplácito del Ministerio de Industria pero con la condición de que la fábrica se implantase en Vitoria. Ramirez se negó debido a su apego a Barcelona. Llegó a conseguir que un grupo de banqueros se interesaran por su proyecto barcelonés pero el día de la reunión se entretuvo demasiado reparando uno de sus coches y llegó tarde a la reunión... y el dinero se escapó. Actualmente se conservan algunas unidades como testigos (Museo Salvador Claret, por ejemplo) pero del "Escarabajo" no se tiene constancia.


Toda esta información, yo la encontré en el interesante blog de mi amigo Pegasin.  http://beetleinjection.skynetblogs.be/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada