martes, 24 de junio de 2014

Sábado de Ruta.

Sábado por la mañana, salimos de nuestro cuartel general para dar una vuelta antes de acudir a la exposición del centro comercial El Trompo.


Llegamos a Garachico, primera parada para estirar las piernas.


Al comenzar a bajar, nos encontramos circulando esta simpática Fiat.


El día estaba increíble, que ganas de darnos un baño!!


Todo el mundo estaba cerca del mar, disfrutando del día.


La Plaza estaba desierta.
En esa misma plaza, hace ya unos cuantos años, el amigo Sandro organizó una de las mejores concentraciones dedicadas a nuestro querido Volkswagen. Que recuerdos!!!.


Y nos refrescamos a la sombra en este bonito bar, un momento de descanso, tomar una cañita y disfrutar del día.


Continuamos para hacer una nueva parada en este sitio mágico, se trata del único ingenio azucarero
Se denomina ingenio azucarero o simplemente ingenio a una antigua hacienda colonial estadounidenses (con precedentes en las Islas Canarias con instalaciones para procesar caña de azúcar con el objeto de obtener azúcar, alcohol, ron  y otros productos.


Aquí no se puede apreciar bien, pero el tamaño de esa chimenea es increíble.
En el municipio de Los Silos en la playa de La Sibora se encuentra junto al mar esta gran chimenea construida en piedra de dos colores, una parte inferior de basalto negro y otra superior de piedra más clara que aún conserva restos del enlucido oscuro que la cubría. Junto a ella se hallan dos naves, una perpendicular a la otra.


Es lo que queda del ingenio azucarero de la compañía inglesa Igller que, a comienzos del siglo XX, realizó el último intento de relanzar el sector azucarero que tanta importancia había tenido en la historia de la isla. Funcionó durante algunos años hasta que fue cerrada porque los propietarios de las plantaciones sustituyeron la caña por el plátano. Por aquellos años hubo otra fábrica de azúcar en la Punta del Hidalgo que duró hasta 1916.


Y continuamos nuestra ruta por el Norte de Tenerife.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada