lunes, 29 de febrero de 2016

PROTOTIPO DE VW ESCARABAJO CALCINADO, A RESTAURAR.

Hace escasamente una semana, los hombres del Museo de Prototipos de Hamburgo (Alemania) sorprendían a la comunidad vlkswagen con el anuncio de su próximo proyecto de restauración, Un Escarabajo de 1939.


El Museo de Prototipos de Hamburgo lleva unos 10 años dedicado a recuperar, restaurar y exhibir vehículos únicos de origen alemán, principalmente aquellos que tienen que ver con Ferdinand Porsche y sus herederos.


Pero no solo hay Volkswagen y Porsche; también podemos encontrar raras piezas de otras marcas como BMW, Veritas, Hanomag, Borgward y un largo etc.
Eso sí, el museo selecciona con una clara condición: que se trate de unidades raras, ya sean vehículos de competición, cortísimas series de coches de calle o  verdaderos prototipos de preserie de modelos de producción.


Como pueden ver en las fotos, el proyecto no se presenta sencillo, Este anciano Escarabajo está totalmente calcinado y apenas queda el retorcido cascarón de chapa.
El motivo está en que hace 4 años la nave donde se encontraba almacenado sufrió un pavoroso incendio, en el que se destrozaron varios clásicos de valor incalculable.


Esta unidad concreta de Volkswagen Escarabajo es la única que se conserva por llamarlo de alguna manera de los 14 producidos en 1939, y concretamente porta el número 3 de entre todos ellos.
En 1938 ya se habían fabricado 3 unidades con el diseño definitivo, si bien sus carrocerías aún eran creadas a mano por los chapistas de Ferdinand Porsche en Stuttgart, por lo que tenían pequeñas diferencias entre sí.


En esa foto vemos al número 3 en sus primeras pruebas.
Los de 1939, aunque todavía fueron ensamblados manualmente en los talleres de Porsche, ya tenían las diferentes partes de su carrocería realizadas mediante técnicas seriadas de estampación y prensa.
Esta unidad Número 3, al igual que muchas otras de preguerra, sirvió como vehículo de demostración y pruebas.
Concretamente fue asignado para el mismísimo Doctor Porsche, lo que le aseguró una existencia más tranquila.


Al llegar la II Guerra Mundial todas estas unidades de preserie fueron requisadas y utilizadas para los más diversos fines bélicos.
Las pocas que lograron sobrevivir lo hicieron en muy malas condiciones, y una gran mayoría fueron destruidas en la inmediata posguerra por las fuerzas aliadas.
La unidad 3 pasó la contienda guardado en unas cocheras gubernamentales hasta que apareció al derrumbarse la estructura en 1948.


El coche tenía varias partes dañadas tras el colapso del edificio, y además había perdido su motor original, pero ya en 1954 fue comprado por la familia Raffay dueños del primer concesionario Volkswagen que abrió tras la contienda en 1946.
La idea era utilizarlo como reclamo publicitario, de manera que recibió una  restauración por toda la carrocería para dejar clara su antigüedad.


Pasaron los años y ya en la década de los 80 su propietario, Gerhard Von Raffay, lo sometió a una restauración completa pero no demasiado cuidadosa.
Se lo llevó a multitudinarias concentraciones de Escarabajos por toda Europa hasta que finalmente, en 1991, el coche fue guardado en un garaje de Hamburgo.


Allí permaneció hasta que en 2011 el lugar sufrió el aparatoso incendio que antes comentábamos.
Según parece fue provocado intencionadamente por un trabajador de la empresa Raffay y, desgraciadamente, afectó a la fabulosa colección de la familia, que incluía piezas tan valiosas como varios Bugatti o un Lohner-Porsche de 1902.
Por suerte, el Museo de Hamburgo está especializado en la recuperación de piezas tan valiosas y raras como este antediluviano Escarabajo, y por si fuera poco cuenta entre sus fondos con un antiguo motor Volkswagen también de 1939 que le va a ser instalado, aunque tendremos que esperar varios años para ver el resultado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada