viernes, 12 de agosto de 2016

ORANGE CRUSH, EL REFRESCO QUE UN GOMERO HACÍA EN TACO

Este refresco nació en el año 1916 en Los Ángeles cuando el químico Neil Ward, creó el proceso para mezclar sus ingredientes y llegó a la fórmula exclusiva y única de Orange Crush.
Así, se funda la empresa Orange Crush Company que en los años 30 se expande a otros países.


Gabriel Mejías Fragoso, natural de Agulo en la Isla de La Gomera y que murió en Madrid.
Comenzó la comercialización de este refresco en la Isla de Tenerife sobre el año 1928, perdurando la misma hasta la década de los 70.


La fabrica estaba en las Torres de Taco y tenía un almacén en la calle Porlier de Santa Cruz de Tenerife.
Este refresco se comercializaba en naranja y limón en botellas de cristal, que se repartían a los comercios en cajas de madera de 24 unidades.
Este producto, tan representativo de la infancia de muchos canarios, es un claro y triste ejemplo de los drásticos virajes provocados por cambios estructurales en muchas empresas en aras de la modernidad y el diseño.


Hasta los años 70, la marca Orange Crush, cuya posición en el sector de refrescos de naranja era importante, era reconocida en Tenerife y en nuestro Archipiélago como el refresco de Taco, con alta presencia comercial y un gran reconocimiento entre un consumidor que abarcaba todas las edades.
Su color rojizo anaranjado y una botella muy característica representaban su carácter único, originalidad y exclusividad en el mercado.


Ante la llegada de una nueva directriz estratégica empresarial, el producto fue sometido a una profunda transformación sin la debida investigación previa.
Se le cambió la fórmula, la botella y hasta el logotipo.
El argumento fue la búsqueda de un consumidor más joven, a través de un diseño más moderno, un color más natural y un sabor más actual.
El resultado fue una estrepitosa caída en ventas y de cuota de participación de mercado, y un rechazo del consumidor.


Pasaron los años, y se regresó a las bases del producto, con la misma botella, color y fórmula original, pero desgraciadamente, ya era demasiado tarde...

Este es un pequeño homenaje de nuestro amigo Miguel a la marca Orange Crush en su Volkswagen.


1 comentario:

  1. ¡Así que por eso desapareció esta bebida! Aquí en Venezuela ese era uno de los más vendidos, y todos tenemos gratos recuerdos de los momentos donde padres, hijos y abuelos compartíamos una Orange Crush en su característica botella.

    Es curioso cómo la historia de la Orange Crush se parece tanto a la del VW Escarabajo. Ambos eran productos cuya popularidad se basaba precisamente en ser diferentes a lo que estaba de moda y cultivaron seguidores que los aprecian hasta el día de hoy.

    ResponderEliminar