sábado, 6 de septiembre de 2014

El Sabinar.

Otro de los días, preparamos una excursión para ver el Sabinar.


La Dehesa de Sabinosa es una zona despoblada de la isla y que constituye el extremo occidental de la isla y del Archipiélago Canario.
Un paseo por pistas de tierra, vacas en medio del camino, en una mañana muy calurosa.


A pesar de hallarse a Sotavento del soplo de los vientos alisios por el armazón del Valle de El Golfo, con frecuencia se ve afectado por los mismos, que, tras rebasar la línea de cumbres, adquieren gran velocidad y dificultan el crecimiento vertical de las sabinas; los árboles más expuestos tienen un aspecto retorcido, que refleja la acción deformada del viento sobre la vegetación.
Todo el mundo a ver las vacas.


Y por esta bonita carretera, circulamos unos cuantos kilómetros en busca de las Sabinas.


Llegamos a nuestro objetivo.


Es increíble como el viento moldea estos árboles, algunos de más de 500 años de antigüedad.


Y una parada a la sombra para refrescar nuestras gargantas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada