miércoles, 3 de septiembre de 2014

Vuelta a la Isla.

Ya por la mañana, mientras los de la furgona vecina continuaban durmiendo, nosotros nos dimos una vuelta por el muelle de la Restinga.


Un muelle de pescadores muy entrañable y sobre todo, muy tranquilo.


Cada vez nos gusta mas viajar con esta t1, la sensación de libertad, poder ir a donde quieras, dormir junto a la playa y recorrer cualquier tipo de caminos, es una sensación increíble.


Un sitio ideal para desconectar de todo.


Después de desayunar, tomar un café, hacer unas fotos, y conocer el hierro.


Llegó la hora de ir a despertar a nuestros vecinos, mira que les costaba madrugar.


Arriba Gandules!!!!
Menudo Careto.


Y de nuevo a subir, esta vez a conocer la Hoya del Morcillo.


Llegamos a la Hoya del Morcillo, muy cuidado, amplio y totalmente preparado para hacer chuletadas y pasar la noche, pero debido al calor que teníamos, optamos por ir a darnos un baño a La Maceta.


Y después de una espectacular cena preparada por Sandro a base de salpicón de pulpo y unas caipiriñas para refrescarnos, disfrutamos de una bonita puesta de sol con baños nocturnos incluidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada