jueves, 23 de octubre de 2014

La cosa se complica un poco!

Ayer por fin empezamos a abrir el nuevo motor que le quiero poner a mi t1.
Se le quitó a una t1 doble cabina y estaba funcionando perfectamente, pero no se guardó bien y pasó mucho tiempo bajo la lluvia.
Mi mecánico Antonio, casi me mata cuando aparecí con ese motor por el taller.


Empiezan los problemas, no hay forma de sacar los pistones y camisas de un lateral, están soldados por el agua que recibieron, se oxidaron y se quedaron pegados, no queda más remedio que recurrir a la fuerza bruta.


Me parece que estas camisas no volverán a funcionar nunca más!


Las culatas estaban perfectas, ni una sola raja, una pena que el motor no se hubiera guardado bien, las culatas tampoco sirven para nada.


Me despido de momento de poner ese motor 1.5 en mi t1.


Sólo me queda el bloque del motor, que parece que no presenta ninguna holgura, no se perdió todo el trabajo, las bancadas donde apoya el cigüeñal parece que están en buen estado.


Llevé el cigüeñal a un tornero para ver si ya había sido rectificado alguna vez, y todas las medidas de las tapillas estaban standar, sin desgaste y en perfecto estado.
Afortunadamente los huecos del motor 1.5 son exactamente iguales que los del 1.6, o sea que podré aprovechar ese bloque motor con su cigüeñal, y meter las camisas, pistones y culatas de mi anterior motor, osea a limpiar todo este material.


Así mi furgo, seguirá con un motor 1.6, eso si, totalmente revisado, ya estoy buscando todas las tapillas, juego de aros, juntas, nueva bomba de aceite, etc...
Aquí el nuevo bloque preparado para su montaje.


Así es como se hacían las cosas antiguamente, increíble que de un montón de chatarra, se puedan recuperar piezas para volver a armar un nuevo motor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada